Maria

_RAB5969Desde el 15 de septiembre de 2014, tenemos el honor de contar en nuestro equipo con Maria Berruezo, mamá de dos y Asesora de Lactancia; mujer valiente, luchadora y con muchas ganas de atenderos y asesoraros con la mejor sonrisa y desde el corazón.

Os atenderá los lunes y miércoles por la tarde y los viernes y sábados todo el día.

 

“Soy madre de dos hijos y Asesora de Lactancia de la Asociación Alba Lactancia Materna y me incorporo a Noari Kids con toda la ilusión de poder trabajar con esta pequeña gran familia que me ha ayudado y acompañado en importantes momentos de mi vida.

La maternidad ha puesto mi vida patas arriba y estoy encantada. Mis hijos me han enseñado a ver otras cosas, a crecer como persona, a hacerme preguntas sobre lo que está previamente establecido, a poner en tela de juicio todos los comentarios ajenos que hacen peligrar nuestra tranquilidad… y, sobre todo, a mejorar como persona y como madre a cada pasito que damos.

La lactancia materna ha sido un eje fundamental de mi maternidad, ha sido el motor de una gran lucha por adaptarme a mi nueva vida, en la que existen nuevas prioridades y ya no tienen que ver con el éxito profesional, sino con la felicidad familiar y personal.

David nació en una clínica privada en el 2010, en un parto que no me enorgullece, pero que me ayuda a recordar por qué hemos hecho toda esta evolución. Tuve muchas dificultades en mi primera lactancia y, poco a poco, me fui informando y formando sobre lactancia materna. Acudía a un grupo de lactancia de la asociación Alba y, en pocos meses, ya estaba realizando el curso Fedalma y también el curso de Fedecata para ser asesora de lactancia dentro de la asociación. Aprobé los dos cursos cuando ya estaba embarazada de mi segunda hija.

Laura nació en un precioso parto en casa, nos asistió el maravilloso equipo de Néixer a Casa. Era la mejor bienvenida que supimos darle a nuestra princesa velada, y será un regalo para toda la vida para todos nosotros. Tuvimos pequeñas dificultades en este segundo inicio de la lactancia, y en pocos días ya iba todo sobre ruedas. Desgraciadamente, a los 38 días de haber parido, sufrimos un accidente de coche, un conductor despistado nos atropelló a las dos. Laura no sufrió daños importantes, pero yo sí y me tuve que quedar dos meses ingresada en el hospital. Aunque parezca inverosímil, esos días pasaron cosas maravillosas e inesperadas. Muchas mujeres maravillosas, algunas desconocidas, cuidaron de mi bebé mientras yo no podía.

Fue la época más dura de mi vida, pero también una de las más enriquecedoras. Aún ahora pienso que hubieron más cosas buenas que malas.

Ahora estamos “bien”, bastante bien como para comenzar a trabajar y dejar lo malo atrás, y lo bueno al lado.”

GRACIAS María por formar parte de nuestro proyecto de esta forma tan especial, con alegría, ilusión, frescura, energía y ganas de hacer tu trabajo desde el corazón, con profesionalidad y ofreciendo lo mejor de ti. El destino nos puso en el mismo camino hace algo más de dos años y hoy sabemos por qué ¡Es un honor tenerte con nosotros!