A contramarcha – Mito nº 3 : “Las sillas a contramarcha no son seguras en un impacto trasero”.

¡Al contrario! Podemos afirmar que una silla a favor de la marcha (AFM) no es segura en un choque trasero.

Empecemos…

Todos tenemos ya claro porqué sólo son seguras las sillas a contramarcha en caso de choque frontal, ¿verdad?

En las sillas a favor de la marcha, en caso de impacto frontal, el bebé se expone a daños gravísimos en el cuello debidos a la enorme fuerza que se ejerce al proyectarse la cabeza hacia el frente como resultado de desaceleraciones del orden de 32G.

 

Pues ahora estudiemos qué pasa en caso de choque trasero.

Muchas veces, por regla de tres, nos pensamos que si una silla a contramarcha es la única que es segura en un choque frontal, esa misma silla no lo debe ser en un choque trasero o por impacto. O lo que es lo mismo; que una silla a favor de la marcha es la única que es segura en un choque trasero.

 

Pues bien, después de haber escuchado a los expertos, y analizado lo que sucede en un accidente trasero, os puedo asegurar que es FALSO.

 

La respuesta correcta es que: en un choque trasero, las sillas a contramarcha también son las más seguras.
 
choque-trasero-1024x576
Os preguntaréis ¿por qué? ¿cómo se puede justificar esto? La verdad, suena un poco ilógico …
Vamos a volver a recurrir a la física y a la cinética, como muy a menudo solemos hacer, para explicar qué sucede con los cuerpos en movimiento.

 

La razón principal por la que una silla a contramarcha es segura en el caso de un choque trasero o por impacto es que existe, normalmente una diferencia pequeña de velocidades entre los dos vehículos que chocan en este tipo de impactos. Esto implica que la repercusión a los pasajeros suele ser pequeña y no suele provocar daños, por este motivo sigue siendo una silla segura en este caso.

 

En el caso en que nuestro coche esté detenido y nos embista por detrás otro coche a velocidad alta, por ejemplo a 80km/h aquí ya hay diferencias de velocidades mayores y existe un gran impacto en nuestro coche. No obstante el daño tardará en llegar al bebé. Primero se empezará a deformar la parte trasera de nuestro coche, a la vez que se inicia una aceleración que desplazará unos metros nuestro coche hacia el frente. La verdad es que, el desplazamiento será mucho más lento y corto debido a que la gran masa de nuestro coche absorberá parte de la energía y compensará la fuerza del golpe.

 

Cuando el coche se desplace hacia delante, la cabecita del bebé en una silla a contramarcha se desplazará unos centímetros hacia delante, pero no será como las imágenes que hemos visto en los dummies en choques frontales. ¿Por qué? porque el coche tiene una aceleración pequeña, puede pasar de 0km/h a 10km/h en 1 segundo, esta desaceleración normalmente no causará daños graves.

 

Si quisiéramos comparar el efecto de un choque frontal (pasar de 80km/h a 0km/0 en décimas de segundo) sentados en una silla a a favor de la marcha, con el mismo tipo de impacto, pero trasero en sillas a contramarcha, deberíamos alcanzar estos 80km/h marcha atrás y chocar contra una pared, que nuestro vehículo pasara de 80km/h a 0km/h en unas décimas y marcha atrás. Esto es completamente irreal, nunca se puede dar en la vida cotidiana.

 

Hace décadas, cuando no existían los reposa-cabezas, los impactos traseros eran muy peligrosos porque la flexibilidad del cuello hacía detrás es mucho menor que hacia delante. Pero desde que se utilizan en general en todos los coches y SRI estamos protegidos ante este tipo de daños.

 

Y por si lo que hemos comentado hasta ahora no es suficiente, una nueva razón de peso: normalmente los impactos traseros desembocan en choques en cadena con el coche de delante porque se pierde completamente la estabilidad del vehículo.

 

¿Qué pasa si nos chocamos después de un impacto trasero con el coche de delante o con una pared, valla o árbol?

Que finalmente tenemos un nuevo impacto frontal (después del trasero) y que en ese momento sólo puede ser seguro para nuestro bebé utilizar una silla a contramarcha.

 

accidente-en-cadena-10483207_s

 

En resumen: en los impactos más dañinos, los frontales, sólo son seguras las sillas a contramarcha. En los impactos menos peligrosos, los impactos por detrás, las sillas a contramarcha también son seguras porque no se suelen producir lesiones, y siguen siendo las únicas seguras en caso de choque en cadena después de un impacto trasero.

 

RECORDAD: EN CUALQUIER SITUACIÓN Y EN CUALQUIER VIAJE…

 

LA SEGURIDAD SIEMPRE VIAJA A CONTRAMARCHA

Deja un comentario